Gimnasia para Embarazadas


Siempre digo que la actividad física es beneficiosa para cualquier persona y es por ello que las embarazadas no son una excepción a esta regla. Si bien hay vigente una discusión en hacer o no algún tipo de actividad física cuando la mujer está en esta etapa, existe una mayoría de especialistas que aconsejan una gimnasia de bajo impacto para crear beneficios de salud en este periodo y bajar el riesgo de complicaciones a la hora de dar a luz. Es por ello que en este artículo trataré aquellos ejercicios recomendables y totalmente aptos para las embarazadas.

Antes de empezar, quiero remarcar que es muy importante realizar la actividad física que resulta beneficiosa en estos casos y que es la que voy a aclarar, y no empezar a realizar otro tipo de ejercicios, ya que pueden resultar negativos para la mujer o su bebé. Y siempre, ante cualquier duda, consultar con el médico antes de hacer lo que uno piensa. 

Dicho esto, los ejercicios que puedes realizar si estás embarazada, pueden ser entre otros: caminar, nadar, ejercicios de elongación y flexibilidad (muy buenos), gimnasia que requiera poco esfuerzo y que no tenga mucho impacto (nada de andar brincando o similar, por supuesto), bailar. Y en los dos últimos casos, se aconseja no estar en lugares donde la música es fuerte, ya que puede tener efectos negativos en el bebé.

Hacer ejercicio no sólo es beneficioso para la salud y para el embarazo, reduciendo los dolores del mismo, sino que también despejará la mente de la embarazada y con ello podrá llevar sus días con más tranquilidad y mejor ánimo. Por otra parte, la actividad física de este tipo suele mejorar o mejor dicho, preparar al cuerpo para el momento del parto como así también la recuperación luego del mismo. Por otro lado, es sabido que la actividad física es beneficiosa para la salud de la persona, y esto es muy importante ya que el bebé está dentro de ese cuerpo.

Volviendo a las actividades, dije que caminar es una de ellas, y en lo personal, pienso que es la más natural y beneficiosa, pero siempre y cuando, no se lo tome como un entrenamiento sino más bien como una actividad para despejarse. Digo esto porque hay gente que puede pensar que caminar 20 km puede resultar beneficioso. No es el caso. Caminar mientras te sientas cómoda, mientras no te duelan los pies o las rodillas, en especial teniendo puesto un buen calzado.

Otro de los puntos recomendables es la natación. Como ya he escrito en otros artículos, este deporte es realmente una bendición ya que pueden realizarlo todas las personas, incluso en este caso las embarazadas. Por supuesto, como todo, no hay que exigir al cuerpo. Lo más positivo es que el nadar trabaja todos los músculos del cuerpo y que además, el peso no importa, ya que en el agua, todos somos livianos.

También hablé de realizar una gimnasia suave, en la cual es muy recomendable realizar una serie de elongaciones para aumentar la flexibilidad. Esto claramente ayudará mucho al momento del parto. Como recomendación, algunos ejercicios simples y de elongación para realizar en casa pueden ser: 
- estirar los brazos hacia arriba tomando una mano con la otra dejando que la elongación haga efecto durante unos 10 segundos. Descansar otros dos y repetir varias veces;
- elevación de talones estando parada y con la espalda derecha. Simplemente elevar los talones unas 10 veces, en forma lenta y pausada. Descansar un minuto y repetir varias veces.
- con las manos en la cintura y la espalda recta, realizar movimientos de pelvis pausados, hacia adelante y hacia atrás. Este ejercicio es recomendable para la relajación lumbar y para evitar dolores producto del embarazo;
Siempre recuerda que estar embarazada no quiere decir que debes evitar los movimientos, sino que debes realizar los movimientos adecuados y con cuidado. La gimnasia es beneficiosa para fortalecer y mejorar la salud de la mujer, y es por ello que se recomienda, siempre que sea suave y acorde a lo que el médico permita.

Otra de las cosas que nombré es el baile, que en definitiva sería una especie de gimnasia también. Hay que tener muy en cuenta dos cosas: el baile debe ser de bajo impacto y la música no puede ser fuerte. Si una embarazada comienza a bailar bruscamente, creará complicaciones en su embarazo tarde o temprano. Por otro lado, la música fuerte seguramente no le haga mal a ninguna persona del salón, pero sí al bebé en su vientre, pudiendo crear efectos negativos en él. Es por eso que el baile es recomendable, siempre que sea suave y sin sonidos fuertes.

Otra actividad que se ha vuelto muy popular es el yoga. Digamos que hacer yoga es muy beneficioso para poder generar flexibilidad en el cuerpo, y también fortalecer un poco los músculos. Aun así hay que decir una verdad, el yoga es muy estático y la embarazada también necesita moverse un poco. Es por ello que el yoga puede ser muy efectivo, pero también hay que combinar con alguna caminata u otra cosa que permita mover un poco más el cuerpo.

Por último, si estabas yendo a un gimnasio antes del embarazo, también es posible levantar pesas. Sólo tienes que tener en cuenta un punto fundamental: no debes esforzarte y no debes levantar mucho peso para tu cuerpo. El esfuerzo en estos casos no es bueno. Es por eso que lo que tienes que hacer es bajar el peso y aumentar las repeticiones. Si hacías 8 repeticiones, ahora baja el peso y haz 15. Con eso no habrá problemas. Eso sí, asegúrate con el médico antes de realizar una rutina que en el caso de las embarazadas tal vez no es la mejor.